2 de octubre. Marte y Sol en Libra. Mercurio en Escorpio. Saturno y Plutón directos en Capricornio.

 

– Pero bueno, bueno… Ay, madre mía, lo parado que está esto… ¿Qué andamos, de entierro? Hay que moverse de una vez, gente, porque si no nos dan las uvas por el camino (y yo en diciembre me largo de vacaciones como que me llamo Marte, porque yo lo valgo, te lo digo yo. Así que, como decía la liebre de la pelicula aquella (jo, cómo me gusta a mí esa historia. Y con el gato de Chesire, ese medio pirado que se parece tanto al Jefe Virgo, es que me parto, es un crack). Pues eso: “que hay prisa, que hay prisa, tenemos muchísima prisa… ya lo he dicho. A trabajar”.
Marte y yo nos conocemos casi desde siempre: tanto es así, que incluso estuvo presente en mi fiesta de bautizo, fué uno de los cinco padrinos de la celebración. Por eso, y porque es uno de los jefes más populares de la empresa, la verdad es que nos hemos alegrado un montón.

– Hola, Marte, qué alegría verte!! Fíjate que estaba toda ilusionada porque creí que ibas a venir antes, cuando trasladaron a Venus y Mercurio a la obra, y resulta que no: has sido un poco tardón.

– Anda, anda… No te quejes tanto, que acabas frunciendo el ceño como si fueras a llorar (a lo Quirón) y te pones muy fea, jaja. En realidad, ni siquiera iba a venir hasta bien entrado Octubre; pero me ha llamado Júpiter para decirme que se adelanta un poco el calendario, porque has pasado demasiado tiempo con el equipo de Virgo (y después con los pesados de Saturno y Plutón) y entre unos y otros, te han dejado un poco mustia. Y eso no lo vamos a permitir, así que te han enviado a la caballería. Es hora de crecer, señorita: te toca salir del cascarón.

Si no es porque tengo la casa llena de gente, y quedaría raro, me hubiera puesto a llorar; y es que llegué a Septiembre superilusionada, porque hace ya más de 8 años desde mi ultima reforma (y la idea de otra obra me apetecía muchísimo) pero es todo tan serio y avanzamos tan despacio, que me temo que al final me acabaré cansando (o peor todavía, siento que al final voy explotar).

– Jo, pues qué bien, la verdad. ¿Vas a quedarte mucho tiempo?

– El suficiente, bonita, el suficiente. Tenemos muchísimas cosas que hacer. Ayudarte con los trastos viejos que todavía están por aquí en medio, para empezar; y ponerte una iluminación de “cine” (que te la mereces y te va a encantar, ya verás). Y además… ¿sabes a quién me han asignado de ayudante, que trabaja superbien, y es una buena amiga tuya, además? A tu amiga Escorpio, la diseñadora más lanzada que tenemos. Para que no te vuelva a dar pereza el proyecto, por lo menos de aquí a marzo, o más…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s